ERRANTE / MADRID (2016)

Barrio de Lavapiés, Madrid

Los restaurantes internacionales abundan en Madrid. Buscamos reconocernos unos a otros a través de la comida y, en torno a ella, nos seducen los espacios que crean atmósferas exóticas y nos transportan a tierras lejanas. ¿Hay algo de auténtico en estos espacios que nos ofrecen culturas como productos? La naturalidad emerge tímidamente tras las miniaturas de monumentos, fotografías de lugares turísticos y banderas. Es curioso, pero todos estos lugares me recuerdan siempre que estoy en Madrid. Tapas, barras de estilo bar, cerveza Mahou y tinto de verano; en todos los restaurantes me encuentro con esa Madrid que representa y une a quienes la habitan en una identidad común.

LUISA ORDÓÑEZ