AGUA Y MUSGO (2016)

Páramo de Puracé, Cauca, Colombia

El páramo tiene infinitas texturas, innumerables maneras de ser esponjoso, suave y benevolente. Con sutileza y discresión, da vida a las montañas y alimenta los ríos. Ese anciano sabio, silencioso, andino, sudamericano, ese que no vemos en los catálogos de viajes. Su delicado equilibrio y su frágil ritmo paciente son un secreto milenario de la montaña; un secreto que probablemente desaparecerá sin haber sido desentrañado. 

LUISA ORDÓÑEZ